domingo, 25 de mayo de 2014

Comportamiento complejo a partir de sistemas sencillos

El Juego de Conway (también conocido como Vida) es un ejemplo de autómata celular que ilustra de manera didáctica como sistemas sencillos pueden encerrar comportamientos complejos. Lo inventó el matemático John Horton Conway en 1970.


El “universo” del juego es un tablero cuadriculado en el que las celdas llenas representan células vivas.

En cada paso de tiempo o generación, el estado del tablero cambia atendiendo a las siguientes reglas:
  1. Supervivencia: cada célula con dos o tres vecinas sobrevive en la siguiente generación.
  2. Muerte: cada célula con cuatro o más vecinas muere por sobrepoblación, y cada célula con una o ninguna vecina muere por aislamiento.
  3. Nacimiento: cada célula vacía con exactamente tres células vecinas es una célula de nacencia, donde se origina una célula en la generación siguiente.
Según del programador Bill Gosper:
“… al principio no estaba claro que las cosas que podían ocurrir en este universo eran casi tan complicadas como las que podían ocurrir en nuestro universo. Y posteriormente, por una secuencia de pequeños descubrimientos, avanzando por grados, se hizo claro que cualquier cosa que podamos imaginar puede ocurrir en el mundo de Vida.”
Si os apetece jugar un poco con Vida, podéis descargaros aquí una versión del juego que escribí hace mucho, mucho tiempo…

Bibliografía: “Vida simulada en el ordenador” (Claus Emmeche).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada